Del descubrimiento de América y otras yerbas

Carlos De Jorge | 12 de Octubre del 2017 a las 10:37:52

Del descubrimiento de América y otras yerbas

El que va por esta senda

Cuanto sabe desembucha,

Y aunque mi ciencia no es mucha,

Esto en mi favor previene:

Yo sé el corazón que tiene

El que con gusto me escucha”.

José Hernández, Martín Fierro

Ciertamente Don Cristóbal Colón no descubrió América, ya estaba descubierta y habitada desde hacía muchos milenios. Quizás, por sus palabras, si haya creído que encontró un gran tesoro: “La española (Cuba) es maravilla: las sierras y las montañas y las vegas y las campiñas y las tierras tan hermosas y gruesas para plantar y sembrar, para criar ganados de todas suertes, para edificios de villas y lugares. Los puertos de la mar, aquí no habría creencia sin vista, y de los ríos muchos y grandes y buenas aguas; los más de los cuáles traen oro”. [1]

Claramente el principal motivo que impulsaron los viajes de exploración y posteriormente de conquista fue la búsqueda de metales preciosos. Pero España encontró mucho más para ofrecer al “viejo mundo” que oro y plata, al igual que América, que pudo gozar las “bondades” de haber entrado en la modernidad.

En el siglo XVI, Europa se encontraba en un momento especial de su historia, y en esos años se produjo no solo el descubrimiento del mundo, sino también el del hombre, ayudados por el Humanismo y el Renacimiento. Al decir del historiador británico J. Elliott, “la imprenta y la navegación llevaron al mundo al umbral de Europa”.[2]

Si bien hubo un proceso de aculturación y los españoles terminaron por imponerse, el mundo entero se enriqueció con lo logrado por esos hombres que arriesgaron sus vidas luchando contra el clima, la naturaleza, el hambre, la sed, las enfermedades, los indios (la expresión “pueblos originarios” es un invento moderno) y en determinadas situaciones contra el puñal de sus propios compañeros. Lo arriesgaron todo, las más de las veces, sin la ayuda de la corona española: “Eran una hueste atrevida, aventurera y resuelta, que labraron en las Indias un estribo para España, sin que hallaran luego sosiego en el papel de colonos una vez que habían cumplido su función de pioneros”. [3]

Entre 1519 y 1540, los dos imperios que constituían un modelo de organización, el Azteca y el Inca, habían sido sojuzgados. Los conquistadores, que fueron quienes hicieron esto posible, hubieron de ser prontamente desplazados por enviados reales: juristas, clérigos y mercaderes de Sevilla, quiénes en realidad cosecharon los frutos de la sangre derramada por aquellos.

Ahora bien ¿cómo justificaron los españoles la conquista de América? Se apoyaron en el principio medieval otorgado por el Papa a los Reyes Católicos que era el Dominus Orbis por el cual podía hacerse la “guerra justa” a los naturales. Fray Antonio de Montesinos en 1511 se preguntaba si debía emplearse la fuerza para predicar el cristianismo o debía realizarse solo por medios pacíficos.

Si Montesinos fue el iniciador, el dominico Bartolomé de las Casas fue el principal abanderado de la lucha contra el maltrato indígena. A él se deben las Leyes Nuevas en 1542, las cuales incluían claras disposiciones en favor de un mejor trato a los indios y un control más estricto del comportamiento de los españoles.

Fue justamente Fray Bartolomé de Las Casas quien polemizó con Juan de Ginés Sepúlveda sobre la justicia de la conquista. Ya sabemos la opinión de Las Casas, por el contrario Sepúlveda aludía a la gravedad de los pecados de los indígenas y a la rudeza de su naturaleza como razones para hacerles la guerra. La polémica tuvo su punto culminante en del debate que ambos protagonizaron en Valladolid entre 1550 y 1551, y si bien de Las Casas no pudo imponer su postura, marcó el camino que seguirían aquellos abnegados sacerdotes que fueron de corazón a evangelizar el “nuevo mundo” y dejaron a resguardo el honor de España y de la iglesia católica.

 Las crónicas dicen que Cristóbal Colón arribó el 12 de Octubre de 1492 a una isla que los nativos llamaban Guanahaní y que él denominó San Salvador, afirmando haber llegado a la India por el Poniente, pero quizás hoy eso sea lo que menos importe.

[1] Patricio de Blas y otros: “La empresa de América”. Edaf ediciones. Madrid. 2011. Pág. 151

[2] John Elliott: “Imperios del mundo Atlántico. España y Gran Bretaña en América (1492-1830)”. Taurus. Madrid. 2006. Pág. 15

[3] Terence Wise: “América Latina: de la conquista a la independencia”. Del Prado. Madrid. 1995. Pág. 3

Multimedia

No se encontró contenido multimedia en esta categoría.

Comentarios:

Gracias Profe Carlos por su colaboración!
Los comentarios y opiniones vertidas en esta noticia, son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten.

Para seguir leyendo...

06 de Enero del 2017 a las 12:20:00

Augustinian School of English Concert 2016

Cierre de ciclo 2016 concert en vivo academia de ingles Augustinian School of English...

Seguir leyendo

13 de Julio del 2017 a las 15:30:00

Querido Padre Arturo

El miércoles 28 de junio partió a la casa del Padre Fr. Arturo, dejándonos su alegría originada ...

Seguir leyendo

31 de Agosto del 2017 a las 16:09:00

¡El Colegio en la TV!

El viernes 7 de Julio, se transmitió un programa especial en el canal "Somos Norte", en conmemoraci...

Seguir leyendo

09 de Enero del 2017 a las 13:28:00

Cierre fin de ciclo 2016 Nivel Inicial

Mega show de cierre del ciclo lectivo 2016 para el Nivel Inicial. Más de 200 alumnos en escena....

Seguir leyendo